La Tarta de Galletas no tan clásica



Para mi siempre han sido un misterio las previsiones del tiempo. Estás viendo la tele y dicen que en Valencia estamos, por ejemplo, a 32º y tu asomas la cabeza por la ventana, a riesgo de que se te escape el aire acondicionado de la casa y ves en el termómetro que tienes en el balcón, que marca  42º y te preguntas de donde sacarán esos datos. Sigues viendo "El Tiempo" y dicen que el calor nos ha dado una tregua, pero que el sábado volverán a subir las temperaturas.

-¡¡Más!!
-¡¿Volverán a subir?!!!
-Pero... ¿Cúando han bajado?

Sí, ya sé que la alegría va por barrios, y que mientras en algunas zonas tienen fresquito y llueve en otras nos achicharramos de calor.

Bueno... Pues en mi barrio nos achicharramos y nos escondemos en casa hasta bien pasadas las ocho de la tarde y muchos dormimos con el aire acondicionado en marcha o no dormimos. Y así tres meses al año.

Y claro os imaginaréis que con estas calores no me apetece mucho encender el horno. Reconozco que en ocasiones tengo mono, pero preparo un helado o unos vasitos, una tarta de queso con gelatina... y se me pasa. O esta tarta que tiene un look clásico de tarta de cumpleaños, la clásica tarta de galletas de cuando eramos pequeños, para la que no hay que encender el horno y lo más importante, está buenísima.


https://sites.google.com/site/muchomasquecupcakes/tarta-de-galletas


Ingredientes para un molde rectangular de 18 X 25 aproximadamente
 (para 6-8 raciones)

Un caja de galletas cuadradas o rectangulares de 700 g.

Para la mousse de chocolate

200 gr de chocolate de cobertura (70% cacao)
50 gr de mantequilla
25 gr de azúcar
3  huevos (claras y yemas por separado)
100 ml de nata 35% M.G para montar


Para remojar las galletas

400 ml de  leche
Anís estrellado
2 c/s colmadas de azúcar
2 c/s de ron negro
1 c/s rasa de café soluble

c/s (cucharada sopera)


Para la cobertura espejo

35 ml de agua
120 g de azúcar
3 hojas de gelatina
35 g de cacao puro en polvo (tipo Valor)
70 ml de nata 35 % MG

Elaboración

Mousse de chocolate
Fundir el chocolate junto con la mantequilla en el microondas o al baño maría.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante 10 minutos.

Incorporar las hojas de gelatina al chocolate caliente, mezclar bien y dejar enfriar, aunque no debe volverse sólido.

En recipiente aparte, montar las yemas junto con el azúcar.

Por otro lado montar las claras a punto de nieve.

Montar la nata sin azúcar.

Mezclar el chocolate con  las yemas.

Incorporar la nata montada suavemente y con movimientos envolventes.

Por último mezclaremos las claras.

Reservar en el frigorífico.


Para la cobertura espejo.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Calentar el azúcar junto con el agua.

Incorporar el cacao y mezclar bien hasta que esté bien deshecho y sin grumos.

Añadir las hojas de gelatina y mezclar.

Incorporar la nata, mezclar y reservar tapado con un film que pondremos en contacto directo con la mezcla (a piel).

Reservar toda la noche en la nevera para que las burbujas de aire suban a la superficie.


Montaje de la tarta.

Preparar la mezcla donde bañaremos las galletas.

Calentar dos deditos de leche en el micro y diluir el café soluble y el azúcar e infusionar un anís estrellado.

Colar y añadir el resto de leche y el ron (si lo van a tomar niños podéis prescindir de él).

Forrar un molde rectangular con film.

Mojar las galletas en la leche preparada y vamos cubriendo el fondo del molde.

Poner sobre las galletas una capa de mousse de chocolate.

Seguimos repitiendo las dos operaciones anteriores hasta que terminemos la mousse o el molde esté lleno. Alisar bien la última capa y tapar con film.

Reservar en el frigorífico toda la noche para que se asienten bien los sabores y coja cuerpo.

Cobertura con chocolate.

Damos la vuelta a la tarta sobre una rejilla. 

Retiramos el film.

Calentamos ligeramente la cobertura de chocolate hasta que esté fluida.

Cubrimos la tarta con la cobertura de forma que todos los lados queden bien cubiertos de chocolate.

Dejamos enfriar en el frigorífico hasta que vayamos a servirla.




Soy consciente de que la tarta clásica de galletas se suele rellenar con un flan (del de sobre) y en el mejor de los casos, una crema pastelera de chocolate bien espesita. Soy consciente también de que nos trae muy buenos recuerdos pero os aseguro que esta tarta con mousse de chocolate ¡ES LA BOMBA! Dicho en el mejor sentido, y la cobertura espejo de chocolate es muy bonita y muy muy rica.
Si queréis una tarta más dulce podéis usar chocolate de cobertura al 52% en vez de 70%. Yo la he probado de las dos formas y me gusta más al 70% pero es cuestión de gustos.

Las galletas pueden ser a vuestro gusto, os aconsejo probar un poco primero porque algunas se empapan enseguida y se rompen o se deshacen y otras no, influye mucho la temperatura de la leche.

Podría hablar durante horas de lo rica que está pero hace demasiado calor...

Este fin de semana comienzo a trabajar de nuevo y estoy en una cuenta atrás de lo más angustiosa que no me permite disfrutar de lo que me queda de las vacaciones. Ains!!! Vuelvo pronto...






Gracias por tu visita, recuerda que puedes seguirme en ”pinterest” ”google” ”instagram” ”facebook” ”mail” para no perderte ninguna receta. También puedes compartir con los botones de abajo. Gracias otra vez.

Qué es el azúcar invertido, usos y receta para hacerlo en casa



Verano... El sol, la playa, el calor, los helados!!!
Empieza la temporada heladera por excelencia y el azúcar invertido aparece en muchas de las fórmulas para hacer helados en casa.

¿Qué es el azúcar invertido?
No me quiero meter en definiciones de química de 3º, ni podría, la verdad... así que resumiendo para que nos entendamos, diré que el azúcar invertido es el resultado de la división de la sacarosa (azúcar común) en glucosa y fructosa. Esto se consigue por hidrólisis del azúcar común, que se puede obtener por tres métodos, pero me centro en el que vamos a reproducir en casa, por acción de un ácido a temperatura elevada.

¿Y para qué sirve?
Creo que el uso más interesante a nivel casero es para hacer helados porque evita la cristalización, con lo que conseguiremos helados más cremosos, más maleables, más blanditos, lo más parecido a los helados artesanos "de compra". (¿No se os hace la boca agua?)

También  se usa para hacer bombones, pues absorbe y estabiliza el agua o la humedad de la ganache del interior del bombón.

Más conocido es el uso en la bollería industrial, pues retiene la humedad, acelera la fermentación, aumenta el sabor dulce, da brillo y color a los bollos, y se conserva más tiempo.

Proporciones de uso

El azúcar invertido tiene un poder endulzante superior al azúcar común, un 30% más.
La miel es un azúcar invertido natural, por lo que se usa también en helados, aunque tiene un sabor característico que quizá no interese en nuestra fórmula.
  • En Helados: Sustituir un 25% del azúcar de la fórmula por azúcar invertido. Es decir que si lleva 100g de azúcar, pondremos 25g de azúcar invertido y 75g de azúcar común.
  • En masas fermentadas con levadura: Aproximadamente un 60% de la fórmula. Nos los debería decir la fórmula pues depende del tipo de harina.
  • En bizcochos: Aproximadamente un 20%
¿Cómo se hace?
¿Necesitamos un laboratorio bien equipado para hacer azúcar invertido?
No, ni mucho menos. Solo nos hace falta un cazo, una espátula de goma o madera, un termómetro (aunque no es imprescindible), agua mineral, azúcar común, ácido tartárico y bicarbonato (los sobres de gaseosa de toda la vida).

Si tienes Thermomix puedes dar saltos de alegría porque esto será coser y cantar. Si no tienes, tampoco hay que preocuparse demasiado, solo que tendrás que ir a la cocina de vez en cuando para dar vueltas a la preparación.

Yo aprendí esta receta en un curso de bombonería impartido por el jovencísimo aunque grandísimo Rafael Delgado, un curso en el que quedé fascinada por el arte de la bombonería. Rafa usó en todo momento azúcar invertida industrial pero nos dejó amablemente esta receta para poder hacerla en casa o en caso de urgencia para uso profesional, aunque hay que entender que en los restaurantes u obradores de pastelería se use un azúcar invertido industrial y no se pierda el tiempo en estas preparaciones.

Pero como a nosotros no nos importa invertir un poco de tiempo y hacer las cosas caseras caseras, os dejo la receta.

https://sites.google.com/site/muchomasquecupcakes/azucar-invertido

 Azúcar Invertido


 Ingredientes:

700 g de azúcar común
300 g de agua mineral
3 g de ácido tartárico
2 g de bicarbonato
El ácido tartárico se puede conseguir junto con el bicarbonato en los sobres de gasificante que se venden en supermercados para beber o hacer bollería. Hay multitud de marcas y los dos ingredientes vienen en sobres separados, cada uno de un color. Según la marca los sobres serán de un color, así que no os doy ninguna indicación, pero lo habitual es que en cada sobre diga lo que es cada cosa. No obstante, todos sabemos a que sabe el bicarbonato, ¿no? Pues si no lo indica, probaremos y lo que no es bicarbonato es ácido tartárico.

Elaboración con Thermomix:

Ponemos en el vaso el azúcar y agua mineral y programamos 5 minutos,80º, velocidad 2.
Añadimos los 3 g de ácido tartárico.
Programamos 20 minutos, 80º, velocidad 2.
Dejamos que baje la temperatura a 50º.
Añadimos el bicarbonato y programamos 10 minutos, sin temperatura, velocidad 2. Se producirá una efervescencia que poco a poco se irá reduciendo.
Dejamos enfriar y guardamos en un bote limpio.
Se puede conservar hasta 1 año sin necesidad de frío.

Elaboración sin Thermomix:

Poner en un cazo al fuego el agua junto con el azúcar, cuando esté a 80º, si no tenemos termómetro es cuando el agua empieza a hacer pequeñísimas burbujas pero no hierve.
Incorporamos el ácido tartárico.
Removemos con una espátula de silicona o madera y dejamos cocer durante 20 minutos a 80º. Si la temperatura sube lo retiramos un poco del fuego y vamos removiendo, lo volvemos a poner, siempre al fuego mínimo hasta que lleve 20 minutos removiendo de tanto en tanto.
Dejamos que baje la temperatura a 50º, si no tenemos termómetro es cuando está caliente pero se puede tocar.
Añadimos el bicarbonato y mezclamos. Se producirá una efervescencia que poco a poco se irá reduciendo. Dejamos enfriar y guardamos en un bote limpio.
Se puede conservar hasta 1 año sin necesidad de frío.



Espero que este verano hagáis mucho helado. No les tengáis ningún miedo porque conseguir el helado perfecto es prueba-error prueba-éxito y siempre estará rico aunque tenga cosas que mejorar.

Ayer mismo acabé un curso de helados, así que os iré contando cosas sobre el helado artesano en próximas entradas.

Y muy pronto una receta de helado con azúcar invertido. ¡Id preparándolo!

Podéis contarme en los comentarios cosas sobre vuestros helados caseros...

¿Hay alguno que se os resiste?

¿Cuál es vuestro favorito?


Gracias por tu visita, recuerda que puedes seguirme en ”pinterest” ”google” ”instagram” ”facebook” ”mail” para no perderte ninguna receta. También puedes compartir con los botones de abajo. Gracias otra vez.


¿Quieres ver algunas recetas de helado?

Helado de turrón

http://muchomasquecupcakes.blogspot.com.es/2013/07/sorbete-de-naranja-con-un-toque-de-vodka.html

http://muchomasquecupcakes.blogspot.com.es/2013/07/helado-de-tarta-de-queso.html



Bizcocho afrodisíaco para San Valentín con Canela, Jengibre y Cardamomo


Sí, lo habéis leído bien, AFRODISIACO. Un fabuloso bizcocho de calabaza con canela, jengibre y cardamomo, que será un estupendo postre o desayuno para el día de San Valentín.

Ya sé que el término "afrodisíaco" está sobrevalorado y que el elemento principal para tener un San Valentín ardiente es nuestra mente pero con este bizcocho vamos a ayudar un poquito.

Y diréis "Uy, si no es rojo, ni con forma de corazón, ni siquiera es bonito..." pues bien, os diré que los dulces súper azucarados que encontramos estos días por todos sitios, puede que sean buenos para conquistar algún corazón dulce pero son lo que menos interesa a nuestra libido.

Seguro que estáis pensando en algún pastel o dulce para terminar esa cenita exquisita que hemos preparado para San Valentín, pero si no queréis terminar abotargados, tirados en el sofá con la mantita por encima viendo una peli porque vuestro organismo es incapaz de hacer otra cosa que no sea la digestión, mejor probad con este bizcocho.



Las tres especias de este bizcocho tonifican las glándulas suprarenales, activan la zona renal, que activa a su vez los órganos sexuales, lo que activa el corazón. El jengibre activa la circulación sanguínea, en las mujeres despierta la pasión y en los hombres facilita la erección. El cardamomo ya era citado en el Kamasutra por sus cualidades y la canela además es un perfecto energizante.

Aparte de todo esto, este bizcocho está ¡¡¡buenísimo!!! No os arrepentiréis de haberlo preparado. 


Bizcocho de Calabaza con Canela, Jengibre y Cardamomo.


Ingredientes:

3 huevos
140 g azúcar integral moreno de caña
130 ml de aceite de girasol u oliva suave
175 de harina integral
15 g de impulsor químico (tipo levadura Royal)
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela en polvo
1/2 cucharadita de semillas de cardamomo
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
200 gr de pulpa de calabaza asada
60 g de jengibre confitado

Elaboración:

Precalentar el horno a 180º.

Picar el jengibre confitado en daditos pequeños.

En un mortero chafamos las semillas de cardamomo. La cantidad de estas que pongamos dependerá de nuestro gusto personal. Es una especia de sabor potente que se deja sentir en el bizcocho. Yo compro el cardamomo con las vainas, que se retiran y extraemos unas semillitas negras, que es preferible chafar un poquito para que se desprenda el aroma intenso del cardamomo. También podemos hacerlo con un molinillo de café.

Batir los huevos con el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa, añadimos el aceite y mezclamos.

Añadir la pulpa de calabaza asada que habremos chafado bien con un tenedor.

Por otra parte mezclamos bien todos los ingredientes secos restantes y los añadimos a la mezcla de huevos con movimientos envolventes.

Poner la mezcla en un molde. Yo lo he horneado en un bundt de silicona que no necesita engrasado previo pero podéis usar el molde que queráis.

Antes de meter en el horno, ponemos el jengibre confitado, repartiéndolo por todo el molde.

Hornear durante 1 hora (si es un bundt, si es un molde menos alto necesitará unos 35 o 40 minutos) a 180º. El tiempo es orientativo, como siempre digo dependerá de vuestro horno.

Comprobar si está cocido haciendo la prueba del palillo.



Podéis servirlo acompañado de un poco de nata semimontada, frutos secos y frutas confitadas... ¡Energía a tope para San Valentín!

¿Qué pensáis de los alimentos afrodisíacos, son mito o realidad?






Gracias por tu visita, recuerda que puedes seguirme en ”pinterest” ”google” ”instagram” ”facebook” ”mail” para no perderte ninguna receta. También puedes compartir con los botones de abajo. Gracias otra vez.


¿Estás buscando recetas para San Valentín?


http://muchomasquecupcakes.blogspot.com.es/2014/01/ensalada-de-tomate-confitado-foie-y.html



http://muchomasquecupcakes.blogspot.com.es/2014/02/cupcakes-red-velvet-con-frosting-de-coco.html



http://muchomasquecupcakes.blogspot.com.es/2013/02/trufas-de-chocholate-con-baileys-para.html



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...